Pequeños pasos para lograr un buen SEO interno

Mucho de las páginas webs y de los blogs, en cuanto a la medición del éxito, tiene que ver con el SEO. El posicionamiento en los buscadores –principalmente Google- es lo que garantizará que un proyecto digital tenga gran parte del éxito asegurado.

Y, aunque el posicionamiento SEO es una labor bastante técnica, no tiene por qué ser difícil. De hecho, en este post enumeraremos unos pequeños pasos que puedes realizar desde hoy mismo para mejorar la presencia de SEO interno en tu blog o en tu página web. El éxito depende de ello.

El aspecto es mucho

Aunque no tiene nada que ver con SEO, directamente, sí dirá mucho de tu empresa o de tu proyecto. El aspecto final de una página web hará que los visitantes y los usuarios frecuentes se animen a hacer cada vez más cosas dentro de tu proyecto digital.

En cambio, un aspecto final descuidado, anticuado, o poco optimizado, hará que ni siquiera vuelvan a visitar tu blog o tu página web.

Por eso, debes analizar desde el punto de vista de la usabilidad y el diseño, cuánto estás haciendo para ponérsela fácil a tus usuarios. ¿Encuentran lo que buscan de forma fácil? Si no es así, corrige.

El texto importante, primero

El SEO interno, y cómo afecta a tu web, se basa en las jerarquías. Los buscadores y sus algoritmos siempre van a suponer que lo más importante de tu web está primero. Es lo primero que verán.

Es por ello que la mayoría de los blogs que tienen éxito en la actualidad no tienen un formato de blog tradicional, con todas las entradas publicadas en la página inicial, sino que por el contrario, tienen una home estática, donde resaltan las virtudes y prácticamente erradican sus defectos.

El contenido sigue siendo el rey

Se ha inventado de todo, pero el contenido sigue siendo el rey en internet. Actualmente, los videos y los audios han ganado protagonismo, pero poco o nada influyen en el posicionamiento en buscadores. Por eso, es imprescindible que tengas textos de calidad, para lo que puedes contratar a un redactor, o comenzar tu ciclo como blogger.

No tienen por qué ser textos espectaculares. Simplemente destaca por la calidad, por lo certero que estás en la escogencia de las temáticas, y por tu estilo al abordar los contenidos.

Con todo esto sabido, ya estás más cerca de tener éxito en tu proyecto digital.